Adelante pide que se facilite la atención médica y otros servicios públicos a la comunidad sorda

El parlamentario de Adelante Andalucía Ismael Sánchez ha denunciado que tras la entrada en vigor del uso obligatorio de mascarillas en espacios cerrados donde no se pueda mantener la distancia social de dos metros se debe facilitar la atención médica, en estos tiempos de pandemia, a las personas sordas a través de intérpretes de lengua de signos.

Sánchez afirma que el uso de mascarillas dificulta la comunicación con las personas sordas ya que los movimientos de la boca son fundamentales, por lo que considera que se deben poner en marcha mecanismos para que puedan acceder a la comunicación y a la información a través del servicio de intérprete de lengua de signos en hospitales y otros servicios públicos y adaptando todo tipo de información emitida desde la Junta de Andalucía.

Para Adelante las condiciones que impone la crisis sanitaria y las que ha puesto la propia Junta tras la retirada de subvenciones a asociaciones de personas sordas con las que se venían contratando intérpretes profesionales en lengua de signos dificultan que este colectivo pueda recibir una atención adecuada.

Sánchez ha pedido este viernes a la Consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía, Rocío Ruiz (Cs), que muestre sensibilidad a las demandas de la comunidad de personas sordas y que no la maltrate más. Desde Adelante no se entiende cómo es posible que se les haya denegado, por ejemplo, subvenciones a la Asociación Centro Cultural de Personas Sordas Torre del Oro de Sevilla, entre otras, que iban destinadas a sufragar los gastos de contratación de intérpretes de lengua de signos o de trabajadores sociales, figuras ambas imprescindibles para las personas sordas en su vida diaria y sin las cuales no pueden hacer gestiones ni acceder a los distintos tipos de recursos públicos, especialmente en esta crisis sanitaria.

Sánchez solicita a la Junta que contemple alguna fórmula para paliar esta situación y establezca una medida extraordinaria que permita solucionar la problemática generada y se contemple un servicio de interpretación para facilitar la autonomía de la comunidad sorda. “Es una verdadera odisea la que atraviesa, desde que se decretó el estado de alarma por el COVID-19, una persona sorda cada vez que tiene que acudir a un centro de salud o a un hospital”, ha concluido el diputado.

Publicado en Noticias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *