Defendiendo los intereses del sector de la aceituna negra de mesa de Sevilla en el Parlamento Europeo

(EUROPAPRESS)

La denuncia presentada por Sánchez Castillo seguirá abierta en Bruselas hasta que se solucione el contencioso que mantiene abierta la UE en la OMC.

La Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo ha abordado este miércoles la situación del sector de la aceituna negra de mesa al hilo de los aranceles que la Administración de Donald Trump ha impuesto a la entrada de este producto en Estados Unidos desde agosto de 2018, todo a raíz de la denuncia que hace ahora año y medio presentó IU. Así, en este marco, europarlamentarios españoles de distintas fuerzas han coincidido en reclamar a la Unión Europea ayudas que busquen paliar los perjuicios que dicha decisión está provocando en el sector.

Por el grupo denunciante, el diputado de Adelante Andalucía Ismael Sánchez y la portavoz de IU en el Parlamento Europeo, Sira Rego, han reclamado a la UE que ponga en marcha un mecanismo de compensación que sirva para paliar las pérdidas que han provocado la decisión de EEUU, “que ya han provocado una caída de la exportación de este producto del 60%, poniendo en peligro una industria que da trabajo en la provincia de Sevilla a alrededor de 10.500 personas”. Ese mecanismo de ayudas, han puntualizado, “debe contar con un calendario y agilizarse lo máximo posible, hasta que se resuelva el contencioso abierto por Bruselas ante la Organización Mundial de Comercio (OMC)”.

Durante su intervención, según informa IU en una nota, Sánchez ha pedido a las autoridades comunitarias que actúen “de forma responsable y unitaria” como lo hicieron en el pasado para proteger industrias europeas como las del aluminio y el acero. “La UE tendría que preparar medidas como compensaciones o ayudas asociadas para el sector de la aceituna por los daños que están produciéndose y cuyas consecuencias, una vez más, pagan los trabajadores”, ha reclamado.

Sánchez ha calificado estas medidas arancelarias de “injustas y abusivas” y ha avisado de que, en el fondo, esta medida de EEUU “no va sólo contra la aceituna negra de España, sino contra toda la Política Agraria Común (PAC)”.

Así las cosas, y después de que los representantes de las Direcciones Generales de Comercio y Agricultura de la Comisión Europea que han asistido a la reunión del comité de la Eurocámara explicaran las medidas que ha puesto en marcha la UE hasta el momento y que los productores tenían a sus disposición una serie de ayudas ya existentes, Sira Rego ha intervenido para exigir que las reclamaciones de los productores “se traten con la máxima celeridad” y que la Comisión Europea “se comprometa a hacer un seguimiento de que las ayudas van a ser efectivas y de que van a tener un calendario concreto”.

De este modo, la petición por el momento se mantendrá abierta, mientras que la comisión de Peticiones ha solicitado a la Comisión Europea, asimismo, que le proporcione toda la información disponible sobre las negociaciones que se están dando a nivel de la Organización Mundial del Comercio y que el Parlamento sea informado de todas las decisiones que se toman al respecto.

Intervención completa de Ismael Sánchez:

El sector de la aceituna de mesa en la provincia de Sevilla da trabajo a alrededor de 10.500 personas. Un sector muy castigado, cuyas trabajadoras y trabajadores vienen sufriendo durante, demasiados años ya, situaciones de desprotección por los convenios laborales y condiciones inestables y de temporalidad y que ahora se ven afectados también, y pagan las consecuencias de los aranceles desproporcionados impuestos por la administración Trump a la aceituna negra de mesa.

El Departamento de Comercio de los Estados Unidos, como ustedes saben, ha impuesto derechos compensatorios de las importaciones que llegan hasta el 34,75% en el caso de la aceituna negra, lo que ha provocado que las exportaciones de España descendieran un 42,6% entre enero y noviembre de 2018. En términos de volumen, España ha pasado de exportar 27,7 millones de kilos a 14,9. Además, desde que los aranceles fueron definitivos, en agosto de 2018, la exportación cayó un 60% pasando de 11,2 millones de kilos a 4,4 (-6,8 millones de kilos). Y mucho nos tememos que se va a perder la práctica totalidad del mercado de manera progresiva. En dicho período, las exportaciones del resto de países que venden aceitunas negras a EEUU crecieron un 75,7%, pasando de 3,4 a 5,9 millones de kilos,

Estas medidas arancelarias, injustas y abusivas, de EEUU no van sólo contra la aceituna negra de España sino contra toda la Política Agrícola Comunitaria (PAC) por lo que es plausible que la UE haya logrado que la Organización Mundial del Comercio (OMC) constituya un panel para estudiar la legalidad de las medidas tomadas por EEUU contra la importación de aceituna negra de España, tras la petición registrada y que hoy debatimos, pero no nos engañemos, se trata de un proceso largo y complicado y mientras tanto cientos de trabajadores y trabajadoras han sido despedidos de sus coorperativas y están pagando las consecuencias.

Y pese a este paso, el gobierno de los EE.UU. sigue diciendo que las subvenciones de la Política Agrícola Común (PAC) recibidas por los productores de aceitunas negras son contrarias a las normas de la Organización Mundial del Comercio, y esto puede constituir un peligroso precedente para cualquier otro país que compita con los productos de la Unión que reciben subvenciones de la PAC.

Por todo ello, la UE tiene que hacer suya la defensa de la aceituna en contra de los aranceles impuestos por EEUU, se trata de un caso de política agraria de primer nivel. La administración Trump está causando un daño objetivo al sector  y a la propia PAC por lo que debe haber la máxima unidad en la UE, como la hay en el todo el sector aceitunero en este tema, desde agricultores hasta administraciones, desde los sindicatos hasta patronal, y tomar medidas con valentía y con la misma contundencia como se hizo con el acero o el aluminio, en su momento.

Y mientras se logra la reversión de los aranceles impuestos, la UE tendría que preparar medidas como compensaciones o ayudas asociadas para el sector de la aceituna por los daños que están produciéndose y cuyas consecuencias, una vez más, pagan las y los trabajadores. Debe trabajar en encontrar nuevos mercados para esta producción de calidad y ayudar a compensar las pérdidas económicas a las que se enfrentan los productores sevillanos.

Estamos hablando de muchos puestos de trabajo, hasta 2000, que pueden verse afectados o se están viendo ya, directa e indirectamente y es que tras las entamadoras y envasadoras sevillanas hay un entramado de empresas que indirectamente también se ven afectadas por el castigo del Ejecutivo de Trump. Son las etiquetadoras, los fabricantes de bidones o maquinaria para el procesado de la aceituna, los transportistas e incluso los estudios de ingeniería que se encargan de levantar las estructuras de las empresas y cooperativas.

Y termino. Si este tema no se soluciona entendemos que deberían ponerse sobre la mesa todas las relaciones bilaterales con el país gobernado por Trump. Entre ellas las de Defensa. Recuerdo que en Europa hay 342 instalaciones militares norteamericanas, 5 en España y concretamente en Andalucía existen dos bases militares, una de ellas, en término municipal de Arahal, la base militar de Morón, cuyo motor económico es, precisamente, la aceituna de mesa.

Muchas gracias.

Publicado en Noticias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *