Sobre la necesidad de contratación de personal sanitario para el Hospital de San Juan de Dios del Aljarafe

En el año 2003 se constituyó el Consorcio Sanitario Público del Aljarafe, que en virtud de sus estatutos quedó configurado por tiempo indefinido, con un mínimo de 20 años, como una entidad de Derecho Público, de carácter asociativo y voluntario, integrado en el Servicio Andaluz de Salud y la Provincia Bética Nuestra Señora de la Paz de la Orden Hospitalaria San Juan de Dios. El referido Consorcio forma parte desde entonces del Sistema Sanitario público de Andalucía, y se ha encargado ininterrumpidamente de la asistencia sanitaria de la población de la zona del Aljarafe, que hace dos décadas era aproximadamente de 140.000 personas.

El reparto de atribuciones fijada en los estatutos de la entidad hizo recaer en la Junta de Andalucía el sostenimiento económico del hospital de la Orden de San Juan de Dios de Bormujos, que asumió la atención sanitaria acordada.
El Consejo Rector, órgano de gobierno del Consorcio, cuenta con la participación de ambas entidades integrantes del Consorcio, y entre sus atribuciones tiene la de aprobar y proponer a la Consejería de Salud el Programa de Actuación, Inversión y Financiación (P.A.I.F) del Consorcio. Por su parte, la Consejería de salud está obligada por los Estatutos, a establecer tras debate en el seno del Consejo y de manera vinculante para éste, el Contrato-programa al que se adecua cada año la actividad del Consorcio y las condiciones en que dicha actividad debe llevarse a efecto.

Como es sobradamente conocido, el Aljarafe ha crecido en estos años de manera muy considerable, lo que se ha traducido en una necesidad de adecuar los recursos humanos y materiales del Hospital para dar respuesta a una población que en la actualidad es casi el doble de la que residía en esta zona hace 20 años.

El contrato-programa debe garantizar la financiación necesaria y suficiente para la gestión del hospital y la atención sanitaria que tiene encomendada, y debe hacerlo atendiendo a la población de influencia, considerando como nivel de referencia el del Hospital más eficiente de su nivel del SSPA.

Siendo la Junta de Andalucía la responsable de la totalidad de la financiación del Hospital, y teniendo el 50% en la toma de decisiones en el seno del Consorcio, resulta incomprensible la pasividad con la que desde el gobierno andaluz se está asistiendo al debilitamiento progresivo de este hospital, al empeoramiento objetivo de las condiciones de trabajo de su personal, y a las consecuencias que tiene afrontar la asistencia sanitaria del Aljarafe con una plantilla desbordada e insuficientemente retribuida.

La pandemia ha terminado de poner en evidencia las dificultades que atraviesa el Hospital de San Juan de Dios y el inaplazable refuerzo de personal y mejora de sus condiciones. La inacción de la Junta está provocando una sangría permanente en la plantilla, que va perdiendo sus activos más experimentados en favor de hospitales que les ofrecen la posibilidad de desarrollar su labor en unas mejores condiciones laborales y retributivas.

Cabe subrayar el esfuerzo y el compromiso que todo el personal sanitario viene demostrando en estos momentos tan difíciles, y poner en valor a la plantilla que resiste en el Hospital San Juan de Dios, en muchos casos con posibilidades objetivas de marcharse, pero que han asumido mantenerse en sus puestos y tratar de defender la asistencia sanitaria de calidad que quien seguir ofreciendo al Aljarafe, pero que se ve seriamente comprometida si no se adoptan decisiones rápidas y contundentes.

En este sentido, el Comité de empresa ya consiguió el pasado año que los presupuestos de la Junta de Andalucía incorporaran una enmienda que mejoraba los ingresos del Consorcio, y que fue aprobada con la condición de destinar ese dinero a reforzar la plantilla y equiparar sus condiciones a las del personal sanitario de hospitales homólogos. Es una tremenda irresponsabilidad por parte de la Consejería de Salud haberse inhibido en garantizar el destino de ese dinero, que en modo alguno se ha aplicado a los fines previstos en la enmienda, y que ha puesto en evidencia que de nada sirve aumentar los recursos del Consorcio si no se destinan a resolver sus problemas.

Por todo ello, el Parlamento de Andalucía insta a la Consejería de Salud y Familias a:

● Exigir en el seno del Consejo rector del Consorcio Sanitario Público del Aljarafe la contratación inmediata, por los medios previstos en sus estatutos, del personal sanitario necesario para adecuar la atención sanitaria que puede prestar el Hospital de San Juan de Dios del Aljarafe a su población de referencia, atendiendo también las justas reivindicaciones de su plantilla en materia salarial y de condiciones de trabajo.

● Comenzar los trámites oportunos para la disolución del Consorcio Sanitario Público del Aljarafe, explorando las fórmulas legales que mejor se acomoden a la internalización del Hospital de San Juan de Dios del Aljarafe para garantizar una gestión íntegramente dependiente del SSPA.

● Proceder en todo el proceso de refuerzo y mejora de la plantilla del hospital, así como en el de internalización del mismo, en permanente diálogo con el Comité de empresa, en virtud de su representación legal de los trabajadores y trabajadoras del centro.

Iniciativa: PNLC 6-21 CONSORCIO SANITARIO ALJARAFE

Publicado en Iniciativas parlamentarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *