Sobre la situación del colectivo de maestras de primaria tras nuevas ‘Instrucciones’ de la Consejería de Educación.

La Consejería de Educación, partiendo de la iniciativa “Repensar Primaria” que llevó a cabo el anterior gobierno, interpreta la misma de forma arbitraria y de forma deliberada su aplicación para realizar cambios en el currículo oficial de la etapa de Educación Primaria en Andalucía.

Esta regulación perjudicará el funcionamiento diario de los centros. Es bien sabido por los profesionales de la educación, aquellos/as que están en el día a día en las aulas, que en la práctica, cuando existían más horas de autonomía de los Centros, eran usadas para aumentar la carga de Lengua Castellana y Literatura y Matemáticas, dos áreas instrumentales y básicas para el desarrollo del alumnado. Además, este aumento era considerable en el Primer Ciclo de Primaria, ciclo crucial para el aprendizaje y desarrollo de la lectura y escritura, así como para el cálculo y la resolución de problemas.

Por tanto, ahora estas áreas quedarán relegadas al mínimo establecido por la ley, reduciéndose, en la práctica, las horas dedicadas a las mismas.

Por otro lado, es cierto que el Tribunal Supremo ha dictaminado que la Religión siga en las aulas andaluzas, pero esta área se podría haber quedado con la carga lectiva mínima que estipula la ley básica del Ministerio de Educación. No obstante, el actual gobierno ha aumentado de 4 horas y media a 9 horas la carga lectiva de Religión, más por ideología que por necesidad.

Todos estos cambios tienen una repercusión directa sobre la organización de las plantillas de los centros escolares y sobre todo, una repercusión en la estabilidad de los tutores/as de Primaria, figura que es un referente importante para los alumnos/as porque es el/la docente que pasa mayor tiempo con el grupo de alumnos/as, pudiendo así, atender a todas sus dimensiones.

La Consejería pretende por tanto, publicitar una supuesta mejora, cuando realmente se trata de un recorte encubierto ya que estos nuevos profesores de Inglés y Educación Física, deben hacer la función de dos maestros (ejercer su especialidad y la de tutor). Junto a ello, al eliminar 2 horas de Francés, a estos maestros/as para completar horario, se les asignará también una tutoría. Desarrollarán la especialidad de Francés junto con la tutoría. De nuevo se recurre a un recorte encubierto.

 

PREGUNTAS:

  1. ¿Cómo piensa la Consejería solucionar la situación que se va a producir cuando la mayoría de centros deban solicitar un o una especialista de Inglés y otro de Educación Física, eliminando así, maestros/as de la especialidad de Primaria, viéndose resentida, una vez más, la especialidad de Primaria?

RESPUESTA DEL GOBIERNO: PE 11042-19 NUEVAS INSTRUCCIONES CED. RESPUESTA

Publicado en Iniciativas parlamentarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *