La cuestión ambiental debería ser una prioridad para la Red de Energía de la Junta de Andalucía

El 26 de noviembre conocimos, a través de una presentación en comisión por parte de la Cámara de Cuentas, una fiscalización operativa de la Red de Energía de la Junta de Andalucía (Redeja) con un alcance temporal del 2007 a 2015. A pesar de que lo más interesante sería tener estas mismas conclusiones que nos fueron trasladadas, pero de la situación actual, hay algunas cuestiones que nos preocupan.

Que los objetivos de la propia Redeja no se encuentren cuantificados o suficientemente concretados es algo preocupante. Que la red, desde su creación, se haya centrado casi exclusivamente en la gestión del contrato centralizado, cuando sabemos que no es la única función, el único suministro existente en la Redeja, pues también es preocupante. Que el objetivo de disminución del impacto ambiental e impulso a la diversificación energética e impulso de la energía renovable no haya sido una atención prioritaria en un momento de emergencia climática como el que estamos viviendo, pues también es preocupante. Que la Redeja adolezca de planificación y estructura documentada que permita adecuar su actividad a algunas prioridades funcionales y temporales definidas también es preocupante. Y así podríamos seguir con con un largo etcétera.

Y, aunque director general de Innovación, Pedro Benzal, nos diga que la situación ha mejorado, desconocemos si lo que nos plantea el portavoz del PP se corresponde con la realidad o no, porque no tenemos elementos de análisis. No obstante, esperamos que las conclusiones y las recomendaciones sirvan para mejorar la situación y sean tenidas en cuenta.

Publicado en Noticias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *